¿A Quién Estoy Obedeciendo?

Desde el momento cero La-que-Sabe dentro de mí ha visto claramente que como Humanidad hemos llegado al punto de inflexión necesario en el cual se abren dos posibilidades/oportunidades: seguir para autoextinguirnos o cambiar para continuar y evolucionar.

Desde ese mismo punto cero he perdido la noción del tiempo de maratón sin meta en el que vivía y me he sumido en una suerte de magma en el que las cosas transcurren de forma distinta. No sé cómo, pero distintas.

Lo que sí puedo observar de mi misma es que en casi 60 días, el miedo me atravesó en apenas 9 o 10 minutos que sirvieron para darme cuenta que bajo ese influjo no se puede razonar, ni pensar, solo se puede obedecer. Entonces llega la pregunta: ¿A quién estoy obedeciendo?

Este fantástico video que comparto lleva un mensaje y tiene una respuesta que me aclara mi diminuta conciencia, me lleva a una visión con la que resuenan las cuerdas de una conciencia mayor. Les invito a verlo completo, me da gusto compartirlo. ¿Se apuntan?

Transcripción del Video:

Chica: Maestro, tenemos que hacer algo, el imperio está acelerando la ejecución de su agenda oscura. Si logra intervenir nuestro ADN, las consecuencias serán terribles. La resistencia se está reagrupando. ¡Es ahora o nunca, Ha llegado el momento de la revolución!

Maestro: Sólo quiero que respires suave, profundamente y que preguntes a quien entregas tu atención y tu fuerza cuando hablas y actúas.

¿Es el amor lo que te impulsa a moverte, a salir ahí afuera y revolucionarlo todo?¿O es el temor?

Dónde pones tu atención, pones tu poder, tu fuerza creadora. Recuerda, Si te dirige el miedo, tus proyecciones se volverán contra ti. Ayer yo también tenía miedo y ese miedo alimentaba mi ira contra la oscuridad que el imperio representa.

Hoy he sentido la fuerza de todos los universos, despertando a nuestro He escuchado la voz de los antiguos maestros de nuestros ancestros, recordándome que ya hemos vivido esto miles de veces, siempre desde dentro del espejo, luchando o sometiéndonos.

Hoy he escuchado los cantos de nuestra Madre Tierra recordándome que somos una gran conciencia, alimentando nuestro propio sueño. Los ancestros hablan de un juego de espejos en el que nos hemos atrapado. Estoy hablando de un programa que se replica, que se auto ejecuta una y otra vez hasta que recordemos cómo salir de él hasta que vayamos a la luz del corazón. La verdadera luz que ya no lucha, que todo lo reconoce integra, ordena y disuelve.

Chica: Pero, maestro, el imperio avanza. No basta con abrir los ojos a la gente. Tenemos que derrocarlos y no importa la manera.

Claro que importa, es lo que más importa. Y es lo que ahora mismo está en juego. No existe nada ahí afuera, el imperio y las entidades oscuras a las que sirve su agenda, los virus, el microchip que quieren imponernos su control sobre nosotros, el dolor, el sufrimiento. Todo esto es una ilusión. Ellos juegan con ella para alimentar tu miedo y avivar tu ira. Así es como se han estado alimentando siempre de nosotros mientras te sometes o luchas.

Estás viviendo su realidad y no la tuya. Estás creando su mundo y no el que traes en tu corazón.

Chica: No te entiendo. No podemos quedarnos meditando todo el tiempo. Tenemos que hacer algo.

En eso llevas razón. Tenemos mucho que hacer. Soltar nuestras creencias no es algo sencillo.

Chica:¿Creencias? Te hablo del mundo real ese ahí afuera.

¿Quieres acabar con el poder oscuro del imperio? ¿Quieres dejar de alimentar un mundo que corrompe, destruye, esclaviza y abusa de los más inocentes? Bien. Ve al corazón y entra en coherencia. Respira. Conéctate con la naturaleza, con el cielo, con el agua, con la tierra, con el aire y el fuego.

Elige centrar la atención en lo que quieres crear y no en lo que temes que creen. Imagina este mundo nuevo, el que tú quieres vivir y recuérdalo para todos. Respirandolo cada día a pesar de lo que parezca ocurrir. Deja de entregar tu atención alimentando la creación del mundo contra el que crees luchar. Deja de reaccionar. Sal del cerebro y ve al corazón, porque sólo entonces tendrá sentido salir ahí afuera, hacer algo.

Chica: Maestro, no llevas mascarilla. Abrazas a todo el mundo, miras directamente a los ojos y ahora hablas como si te hubieras desconectado de la realidad. Tal vez te hayas contagiado de ese virus que es letal, que te enloquece.

¿Puedo saber con qué información, alimentas tu cuerpo y tu espíritu. De verdad confías en los medios de comunicación, las instituciones, estamentos, organismos y gobernantes que dependen del sustento que les proporciona el imperio? ¿Es que no has aprendido nada en todos estos años de instrucción?

Para reconocer la verdad, solo debes entrar al vacío donde todas tus creencias dejan de existir. Mirar con los ojos del espíritu y trascender al mensajero para adentrarte en la profundidad de los intereses que hay detrás de cada noticia que te va anclando al miedo de cada orden encubierta que va mermando tu libertad, la de los seres humanos. No te dejes llevar por las apariencias, por las simpatías creadas durante el tiempo en el que se estaba durmiendo. Aquí nada es lo que parece.

La oscuridad se viste de luz y la luz se confunde con la oscuridad. Cuando estamos fuera del corazón.

 Escucha esto atentamente. Esa oscuridad tan terrible contra la que crees luchar es la nuestra. Nosotros la hemos estado permitiendo mientras mirábamos para otro lado, mientras aceptábamos el mundo tal y como se nos decía, que era mientras vivíamos, sin tener en cuenta sufrimiento e injusticia que ocasionaba a otros seres humanos. Esa oscuridad contra la que te quieres enfrentar no es diferente de la que has usado toda tu vida para validar y consentir las atrocidades, guerras, sacrificios y pobreza que alimenta este mundo que deseas derrocar.

Lo has estado alimentando cada día de tu vida, desde tu silencio, desde tu ignorancia y hasta tu inconsciencia, desde tu rebeldía y tu complacencia, desde tu estupidez y tu prepotencia. Sin nuestro consentimiento todo ese terror no existiría. No hay nada que te separe de la naturaleza de la creación, sólo tus propias creencias. No hay algo de lo que te estoy diciendo que no necesite recordar yo mismo. Por eso esta mañana sentí mi miedo y elegí abrazar la vida.

Elegí dejar de estar separado de ella. Le pedí al virus más poderoso que existe que me contagiara, que me expandiera, que me devolviera al corazón. Hablo del virus del amor, el que disuelve la duda, el miedo, la ira y la necedad sin percibir la vida desde donde no existe. La separación es enloquecer, afirmo que me he vuelto loco, loco de remate, porque sólo deseo que este virus contagie a todos. Que nada escape a su poderosa mirada y que el corazón nos despierte a todos.

Reconocer la terrible oscuridad que hemos estado alimentando con nuestra propia necedad y silencio es el primer paso. El segundo es reconocernos soberanos y manifestar que no aceptamos alimentar un segundo más esta terrible oscuridad que hemos creado. Pero no debemos hacerlo desde el temor o la ira, sino desde el agradecimiento, pues sin ella no habríamos despertado y recordado quiénes somos y que hemos venido a hacer aquí. El tercer paso es empezar a crear la vida que llevamos dentro, cada uno la suya y encontrarnos por el camino.

 Aprender de nuestra diversidad, sintiendo nuestra conexión, reconociéndonos hijos del cielo y la tierra, todos unidos, aceptando que más allá de este sueño siempre hemos sido parte de una gran conciencia.

¿Ya no confías en tu corazón?

Chica: No sé qué decir maestros para un momento me dejé llevar por el miedo, por la ira, te pido perdón.

No existe la culpa y por tanto no necesitas mi perdón. Solo elegir. El cerebro no puede elegir. El corazón si, La pregunta es sencilla: ¿eliges crear desde el miedo o eliges hacerlo desde el amor?

Salgamos juntos allá afuera. Y contagiemos al mundo.

Published by hortensiacarrer

Sobre mi lo que puedo decir es que soy una incansable buscadora de la felicidad que viene desde adentro. Esto lo estoy haciendo desde muy jovencita, es el lado positivo de una infancia llena de acontecimientos muy tristes. Hoy puedo decir que la he encontrado y acompaño a las personas a buscar la suya propia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: